Un día del niño a toda solidaridad Y no faltó nadie; tampoco el Expreso

Todos los años, desde que nacimos, o sea desde hace 25 años, el expreso organiza o participa en alguna actividad referida al día del niño.

Lo hacemos desde lo que somos; un periódico zonal que vive gracias a la solidaridad de la gente, de los colegios (hoy muy pocos, en honor a la verdad),de las pequeñas empresas y de nuestros queridos lectores.

Esta vez nos sumamos a una actividad organizada por la red solidaria del barrio Lavalleja.

La particularidad, este año es que esta jornada se realizó en el barrio 40 Semanas, deberíamos decir en el castigado barrio 40 semanas.

Compramos juguetes, recuperamos juguetes donados, compramos (a precio de costo)  unas coquetas y  riquísimas galletitas( no las probamos pero tenían una pinta bárbara) que nos hizo especialmente la Panadería Nilo de la calle Millán y Castro, y gracias a la solidaridad de la editorial Banda Oriental, entregamos la revista infantil- juvenil La Mochila.

Y lo más importante de la fiesta; niños felices, y mucha gente ayudando; Inflando globos, colgando guirnaldas, limpiando, ordenando, preparando la jornada, embolsando la Revista, etc.

Realmente fue una hermosa jornada. Porque es como aquellas jornadas que organizaba el expreso hace más de veinticuatro años; participativas, solidarias. Y además se realizó en una zona que solamente aparece en los informativos cuando se generan hechos de sangre. Pues el día del niño, sólo hubo sonrisas, alegría, felicidad. Y la televisión no estuvo presente. Pero el Expreso sí estuvo; participando y sobre todo documentando esta actividad.

Dos compañeras del equipo del Expreso ( Carmen Di Flore y Sonia Otero) preparando los juguetes para el Día del Niño

Y también fue una buena jornada de trabajo para el equipo del expreso; porque trabajar en grupo debe ser la mejor experiencia y el secreto que explica el misterio de la sobrevivencia de este periódico durante tantos años.

Y no queremos dejar de agradecer a todas y todos los que nos ayudaron a ayudar; a la Panadería Nilo, de la calle Millán y Bolocquá, que nos cobró solo la mano de obra de las galletas, a la Editorial Banda Oriental, que nos cedió cien revistas La Mochila, a María Cecilia Prego, que nos facilitó bolsitas para embolsar las galletitas, a Javier, el esposo de Carmen, que siempre nos da una mano, a la gente de la red, especialmente a Valentina que llevó todas las cajas del Expreso y a este equipo del Expreso, que aunque pequeño, siempre está presente.

Colegio CENI Colegio y liceo Bethesda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí