Los indígenas del Amazonas intentan protegerse del corona mediante el aislamiento

El acceso a la ayuda gubernamental de emergencia obligará a los indígenas a salir.

La distancia hasta las UCI ( Unidad de Cuidados Intensivos) es enorme.

                                                                                                            por Eduardo Geraque

Desde los días del Brasil colonial, cuando surgió «peste de la vejiga», alrededor de 1660, o el «mal pestilente», en la década de 1720, generaciones de indígenas llevan el recuerdo del daño causado de una epidemia. Es por eso por lo que, desde la llegada del nuevo coronavirus a Sudamérica, en febrero, los pueblos indígenas de la Amazonía comenzaron a organizarse para aislarse en sus aldeas, una estrategia considerada en este momento la más factible y eficiente para preservar la vida.

Las tribus del Amazonas están cerrando caminos, para evitar un mayor contacto social, o viendo a algunos de sus miembros decidir ir más allá y comenzar a vivir, solos, en medio del bosque, en el llamado autoaislamiento. Sin embargo, a diferencia del período colonial, a mediados del siglo XXI, existen varios obstáculos que impiden el aislamiento completo.

Otro obstáculo es el contacto con mineros ilegales, que invaden miles de tierras indígenas. La proximidad entre los invasores y las aldeas puede estar relacionada con la muerte de un adolescente yanomami de 15 años el 10 de abril en Boa Vista, Roraima. Fue oficialmente la primera persona indígena que vivió en una aldea que perdió la vida a causa de Covid-19 en Brasil .

El estudiante amazónico es parte de una población estimada, según el Censo IBGE 2010

( Instituto Brasileño de geografía y Estadística), de más de 430 mil personas, que viven en toda la Amazonía Legal. Hoy, Brasil tiene 723 áreas indígenas, que ocupan el 13.8% de las tierras del país. La mayoría de ellos están en la Amazonía. Hay 424 áreas que representan 115.3 millones de hectáreas o el 23% de Brasil.

Más del 98% de las áreas indígenas brasileñas se encuentran en la región amazónica. Según la plataforma para monitorear la situación indígena en la pandemia del nuevo coronavirus, creado por el Instituto Socioambiental, hasta el 13/04 hubo tres muertes en áreas rurales y hubo 16 casos confirmados de la enfermedad.

“Los indígenas volvemos al año 1500, donde fuimos exterminados. Ahora, con esta nueva pandemia, que también viene a exterminarnos nuevamente, todo es muy difícil una vez más”, dice Elizângela da Silva, del grupo étnico Baré, uno de los coordinadores del Departamento de Mujeres de la Federación de Organizaciones Indígenas de Río Negro (FOIRN ) .

Aislamiento difícil

Bitaté Uru Eu Wau Wau.: Un joven líder afirma que su gente trata de ejercer el aislamiento y evitar la entrada de invasores. (Foto: Fabio Nascimento)

En toda la Amazonía, la preocupación de los líderes indígenas, las ONG y los sectores del gobierno federal ha sido sensibilizar a las personas para que no abandonen las aldeas en este momento.

Lo que se vuelve cada vez más difícil. Esta semana, varios indígenas necesitan irse a la ciudad y retirar, en el banco, la ayuda de R $ 600 aprobada por el Congreso Nacional y sancionada por el Planalto, para distribuir a las personas más necesitadas durante la pandemia.

“No tenemos otra salida. La obtención de beneficios se concentra en las ciudades de São Gabriel da Cachoeira, Santa Isabel do Rio Negro y Barcelos. La población que se encuentra dentro de los territorios tiene que moverse para poder acceder al  beneficio social ”,dice el líder Baré, un grupo étnico que habita en el noroeste de Amazonas.

«También hay personas que cruzan la frontera (entre Brasil y Venezuela) y ponen en  riesgo a quienes viven en pequeñas comunidades a lo largo del canal Alto Uaupés y en el río Negro», dice Elizângela.

En la tierra indígena Uru-Eu-Wau-Wau, en Rondônia, la prevención del bloqueo de la aldea está en su nivel más alto. “Estamos siendo muy cuidadosos con la pandemia, principalmente para evitar que haya traslado de personas  . Solo personas de Sesai (Secretaría Especial para la Salud Indígena) ingresan a la tierra indígena Uru Eu Wau Wau «, dice Bitaté, un estudiante de 19 años y líder local. El control, según el representante indígena, ahora se duplicará cuando los familiares tengan que irse para recibir beneficios sociales del gobierno.

“El riesgo de desplazamiento, en este ir y venir a la ciudad, es inmenso. La situación será preocupante. Los indios son vulnerables y necesitan una estrategia especial para mantener su aislamiento”, dice Sofía Beatriz de Mendonça, doctora sanitaria y coordinadora del Proyecto Xingu en la Unifesp (Universidad Federal de São Paulo) .

Aunque la realidad de los pueblos indígenas es muy diferente en todo el Amazonas, el investigador argumenta que, en las aldeas, en general, los indios necesitarán suministros de alimentos, en su caso, municiones y armas para la caza, así como herramientas para la pesca. «Además de planes bien definidos para los traslados por aire, avión o helicóptero, si es necesario», dice Sofía.

El riesgo está cerca, los respiradores demasiado lejos.

Las distantes distancias amazónicas, donde hay aldeas que están a 12 horas de distancia de la voadeira ( lancha  a motor) generan una gran aprensión entre los pueblos indígenas si el virus logra ingresar a algunas aldeas y comienza a circular entre los residentes.

“Hay lugares que están a más de 500 kilómetros de un respirador. El contexto amazónico, con poblaciones dispersas y difícil acceso, es una buena defensa en una etapa temprana de la epidemia. Pero malo en un segundo momento, cuando llega el virus. El gran problema en el Norte es la falta de estructura en el sistema de salud ”, dice Caetano Scannavino, uno de los coordinadores del Proyecto Saúde e Alegria . «Es una situación complicada que empeorará si hay brotes de la epidemia en el interior de la Amazonía», dice.

Según Sofía Beatriz Mendonça, la estructura de salud para el cuidado de los pueblos indígenas, que está bien estructurada dentro de las aldeas, y todos los profesionales de la salud del exterior deberán completar la cuarentena, según el gobierno, antes de ingresar a los territorios indígenas.

Como no se atienden casos graves fuera de los centros urbanos, los indios con coronavirus deberán ser ingresados ​​en hospitales en grandes ciudades o capitales amazónicas .

Si es en Manaus, por ejemplo, donde el sistema de salud está sobrecargado por los casos de coronavirus de la ciudad las UCI están desbordadas y los respiradores disponibles son casi inexistentes. . Tanto es así que se está estableciendo un hospital de campaña para indígenas en la capital de Amazonas.

“Todos estarán sujetos a las brechas que todos conocen sobre el SUS ( Sistema Único de Salud) Por esta razón, es importante mantener el aislamiento y no permitir que el virus ingrese a las aldeas ”, dice Sofía, de Unifesp.

Además de la construcción de 200 camas para indígenas en Manaos, la Secretaría Especial de Salud Indígena está monitoreando casos sospechosos en toda la Amazonía y brindando asistencia, cuando sea necesario, en áreas indígenas. La Funai (National Indian Foundation) , vinculada al Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, también recibió dos semanas de presupuesto de R $ 10,8 millones para acciones de emergencia contra la pandemia. Según el periódico Estado de S. Paulo, hasta el lunes 13 de abril, el dinero no había sido invertido.

La investigadora de la Fiocruz en Rondônia, Deusilene Dall’Acqua, sigue el mismo razonamiento sobre las precauciones que deben tomarse cuando se viaja a las ciudades por recibir beneficios sociales. Para ella, lo importante es que los indígenas son muy conscientes en este momento de que el aislamiento social en las aldeas es importante. “El gran problema que debe evitarse es la transmisión comunitaria del virus en el pueblo mismo. Incluso porque hay algunos que están muy cerca el uno del otro ”,dice el investigador.

Según ella, además del conflicto causado por los mineros de oro ilegales, que también es una realidad en Rondônia, la sensibilización de los pueblos indígenas es otro desafío importante. “Hay muchas personas indígenas que viven en áreas urbanas, pero se mudan a las aldeas con frecuencia. Si son asintomáticos, terminarán haciendo el viaje normalmente”, dice Deusilene.

Para ella, la cuestión de la distribución de los beneficios sociales, a pesar de ser de importancia fundamental para los más necesitados, debería haber recibido una atención especial por parte de los administradores públicos. “Estos son los problemas que tenemos dentro de los diversos tipos de Brasil. La mayoría de los nativos son ribereños. Tendrán que subir a los botes para ir a la ciudad a retirar el dinero. Siempre habrá contacto con otras personas, lo que puede aumentar el riesgo de contagio ”.

Colegio CENI Colegio y liceo Bethesda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí