Los Hechos

La estratégica posición de la meseta de Armenia, cruce de caminos de las caravanas comerciales entre Oriente y Occidente, fomentó el interés de los pueblos que la rodeaban, y fue determinante para su conquista en reiteradas oportunidades por persas, macedonios, romanos;más tarde fue la dominación bizantina y luego la árabe.

El Genocidio Armenio

Lo que en principio pareció el inicio de una época de paz y fraternidad, (durante el gobierno de los “Jóvenes Turcos” que iniciaron su mandato con un discurso progresista) basada en la igualdad de derechos, poco a poco se fue transformando en el período más oscura de la historia armenia.

Del 23 al 24 de Abril de 1915 fueron detenidos, deportados a Anatolia y asesinados unos 650 dirigentes armenios de Constantinopla. A partir de entonces, se dio la orden de deportación de la población civil, desde las zonas de guerra en el Cáucaso, hacia los centros de reinstalación, en los desiertos de Siria y Mesopotamia.

Los pocos que lograron sobrevivir, fueron trasladados a distintos puntos del Medio Oriente donde el hambre y las epidemias hicieron su parte.

A partir de entonces, la emigración de los armenios fue casi total. De 2.100.000 almas en el Imperio Otomano, en 1912, de acuerdo con las estadísticas del Patriarcado Armenio de Constantinopla se pasó a 77.435, en 1927, concentradas especialmente en Estambul y aproximadamente 50.00 en 1993.

A pesar de la política de negación que encaró el gobierno turco, sobre todo a partir de 1920, los archivos europeos y americanos, así como el análisis de los hechos a partir de los testimonios de los sobrevivientes, demuestran que el Genocidio armenio fue un hecho premeditado, destinado a la eliminación del pueblo armenio que se negó a renunciar a su cultura y a abandonar voluntariamente su territorio.

Nuestro país, así como otros países han exigido en reiteradas oportunidades al gobierno turco la necesidad de reconocer el genocidio armenio. Hasta hoy, el gobierno turco lo sigue negando.

Este año la colectividad armenia conmemoró el genocidio de una manera especial; generosa y novedosa.

Su homenaje al pueblo uruguayo fue a través de la donación de sangre que como sabemos debido a la pandemia la misma ha bajado considerablemente.

A toda la colectividad armenia entre los que tenemos muchos amigos y conocidos, nuestro abrazo fraterno.

Verdad y Justicia, dos reclamos más que justos para este castigado pueblo.

Colegio CENI Colegio y liceo Bethesda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí