Esas locas mujeres que todavía creen en utopías…

0
47

Esta nota nos la hicieron hace aproximadamente un año y quisimos reeditarla porque de alguna manera cuenta quienes somos y que hacemos.

En el mes de la mujer nos pareció importante realizarle una entrevista al equipo del periódico Expreso del Norte. Porque no es fácil mantenerse durante tantos años (22 y pico) en un medio tan difícil. Sin duda su propia permanencia es la mejor demostración que este periódico ya es parte de la zona y del corazón de los vecinos. Y también son una prueba de lo que pueden las mujeres cuando  combinan inteligencia, tesón, y la capacidad de unirse.

¿Cómo surgió  y cuando surgió el Expreso del Norte?

Surgió por casualidad y por necesidad. A Amalia la habían despedido de su trabajo, y se encontró con un hijo chico y sin trabajo. Entonces pensó en hacer lo que sabía hacer; hablar con la gente, (trabajó en y con publicidad) y tenía facilidad para vender.

Con una compañera de trabajo, a la que también habían despedido, unieron fuerzas y esfuerzos. Y en ese momento surgió Expreso Sayago. Con mucho trabajo, con ingenio y con mucha garra.

 Y con un ingrediente fundamental, la confianza de la gente. Que la veía visitar los comercios con su hijo chico a cuestas…

¿Pero no tenía nada de capital?

En absoluto. Solo tenía ganas de hacer algo distinto y necesidad de trabajar. Fijate que como no teníamos computadora en ese entonces hicimos un “mono”, o sea un prototipo con letra c letras removibles que se pegaban y con eso salimos a ofrecer los avisos.

¿Qué pasó con tu primera compañera? Porque siempre en todos lados hablan de un grupo de hierro que no se separó nunY es verdad. La primera persona que acompañó a Amalia fue Silvia Zupatto, que se fue a España hace muchos años.

Luego se integró Mariela, embarazada, una verdadera leona. Y desde que se integró fueron “el dúo dinámico”. Como la película  “juntas son dinamita”.

¿Y es cierto que  salían con los chiquilines a trabajar?

Es cierto, pero antes me gustaría hablar del resto del equipo. Al poco tiempo se integró Natalia, hija de Mariela, la sangre joven del grupo. Cuando se integró creo que tenía 12 años y siendo todavía una chiquilina muy joven se dedicó a las cobranzas -cosa que hizo con enorme responsabilidad- y a darnos ideas, que por cierto eran muy buenas y muy locas (es muy inteligente). Lamentablemente para nosotras, nos abandonó porque estudió, se recibió y luego se casó y hoy tiene dos hermosos hijos.

Es importante decir que esta nota se hizo hace algún tiempo. Hace años que no está Mariela en el Expreso y nuestra querida Naty, la más joven del equipo, se fue para siempre. Pero de eso hablaremos en otra oportunidad. El Expreso.

Después se integró Sonia Otero, nuestra crítica de cine y teatro, profesora de literatura, escritora, pintora, narradora, directora del Liceo de Sayago (a la que todavía los alumnos aman) y más tarde se integró Paulina, una queridísima compañera y una maravillosa mujer, profesora también, que creó un personaje humorístico “La Tota” que enriqueció y humanizó al expreso. Lamentablemente Paulina nos abandonó para siempre. Estará por ahí  haciendo reír a la gente.  

Luego está Ana Luisa, una escritora y periodista que vivió muchos años en Suecia que por suerte para el expreso hace unos años volvió al Uruguay. Ella siempre colaboró y colabora con el Expreso; escribe artículos, costeó la primera web que tuvo el expreso, nos compró la primera computadora, en fin siempre está dando una mano solidaria.

Y por último se integró Carmen di Flore, una muy querida y respetada maestra que fue directora de la escuela Bolivia a la que concurrieron los hijos de Mariela y Amalia.

¿Y los chiquilines? No me imagino como se las arreglaban para salir a trabajar con ellos.

Sí, no era fácil. No les gustaba en lo más mínimo salir a trabajar con nosotras. Además, estaban cansados; de mañana la escuela y de tarde salir a trabajar con sus madres no era muy divertido.

Y por ejemplo si tenían alguna entrevista, ¿Cómo hacían?

Se turnaban. A veces se quedaba Mariela cuidando a  los dos chiquilines y a veces Amalia. Recuerdo que una vez me contaron que estaban recorriendo el barrio al que todavía no conocían muy bien y vieron una enorme casona, reciclada, a orillas del Arroyo Miguelete. Pensaron que era alguna empresa, y allá fueron, los cuatro. ( Los chiquilines estaban de túnica y moña; recién los habían ido a recoger a la escuela).

Cuando llegaron a la entrada, se acercó un guardia bastante enojado que de manera poco amable les dijo que se retiraran que ese no era un lugar para llevar niños.

Mientras Amalia hablaba con el guardia, Mariela roja como un tomate la tocó y le dijo que leyera el cartel; Amalia se puso verde y calladitas y avergonzadas, se retiraron.

La empresa a la que habían ido no era otra cosa que un “Hotel de alta rotatividad”.

Pasado el impacto los 4 se empezaron a reír.

Muchas veces se dice que las mujeres no podemos trabajar juntas porque siempre surgen problemas. ¿Cómo ven esa idea?

Absurda. En todo caso. No tenemos más problemas que los hombres. Y lo cierto es que el grupo de Expreso del Norte trabajó muchísimos años juntas, en condiciones bastante adversas por cierto y tuvimos los problemas normales de cualquier equipo de trabajo. Pero el balance es más que positivo.

¿Son un periódico feminista? Porque está claro que son todas mujeres…

  • Bueno, en esta época no ser feminista sería un pecado. Porque en definitiva ser feminista, así lo entiendo yo, es estar del lado correcto; del lado del sector de la población (somos más del 52%) más desfavorecida, discriminada, castigada, en todos los sentidos, sólo por su condición de género.

Ahora, el hecho de ser feminista no quiere decir que nuestro contenido sea solo para mujeres. Nuestro lema es “un periódico hecho por mujeres, Para todos”.

Y en honor a la verdad a lo largo de todos estos años hemos contado con el apoyo de varios hombres; hijos, maridos y exmaridos.

Y acá hay que destacar la solidaridad de Martín, el hijo de Amalia, que siempre ha estado al firme apoyando una parte esencial del Expreso, la parte digital. Es más gracias a él el expreso pudo salir en formato digital.

Hablabas de trabajar “en condiciones adversas” ¿A qué te referís?

Me refiero a la situación económica. Fijate que el expreso solo se solventa con la venta de avisos. No recibe subvención de ningún tipo y tampoco tiene la posibilidad de otros medios de contar con publicidad del estado. En algún momento, la prensa barrial tuvo un aviso de la IMM, pero fue muy esporádico.

¿Pero no han tratado de hacer algo, me refiero a los periódicos zonales, para modificar esta situación? Porque está claro que los medios que cuentan con publicidad estatal o de las grandes empresas tienen más ventajas que los otros.

La realidad de los periódicos zonales es muy compleja y diferente. Lo cierto es que no existe ninguna coordinación entre ellos. Nosotras al principio intentamos hacer algo pero fue en vano.  

No entendemos por qué el estado no les otorga  a los periódicos locales las mismas posibilidades que a otros que son grandes empresas. En muchos países estos periódicos cuentan con una pequeña subvención. Porque se entiende que para los barrios son muy importantes.

Tú haces referencia al equipo. ¿Cómo es trabajar en equipo?

Es antes que nada comprender y saber que nada se puede hacer individualmente. El Expreso a lo largo de estos 22 años ha hecho muchas, muchas cosas. Festejar el día del niño, el del abuelo, el de la madre, realizaron muchísimos concursos con las escuelas y los colegios, realizaron campañas a favor de vecinos necesitados, recolectaron libros para las bibliotecas de las escuelas del barrio. En fin hicieron cosas que van mucho más allá de lo que hace tradicionalmente un periódico. Y todo eso lo pudieron hacer porque las empresas del barrio, los colegios,  siempre las apoyan y porque en última instancia saben que cada una de ellas es parte de un todo que es el expreso del norte.

¿Y cuánto hace que tienen relación con los colegios? Porque debe ser el único periódico zonal que se relaciona con tantos colegios…

Con los colegios empezamos a trabajar desde el principio. Llegamos a tener 25 colegios en el expreso, un verdadero récord. Luego algunos de ellos lamentablemente cerraron.

Y sí, es cierto. El Expreso es el único periódico que se vincula con tantos colegios. Y eso tiene que ver con un trabajo responsable, serio  y con la importancia que para el expreso tienen los niños.

Cuéntenos alguna anécdota de esas que vale la pena recordar…

Sí. Hay una muy graciosa, que de alguna manera nos representa.

Hace como diez años les habíamos planteado a los negocios de Sayago hacer algo especial para el barrio ya que estábamos cerca de las fiestas. Dentro de esas cosas especiales estaba un Papa Noel que se paseara por las calles más importantes repartiendo cupones para un sorteo. Pero resulta que el Papa Noel no llegó nunca. Entonces Natalia y Amalia se disfrazaron en el vestuario de Bertha (Tienda Bertha)  y realizaron la tarea. Hacía un calor infernal. Realmente fue una quijotada. Pero lo que estaba claro es que si el expreso se había comprometido a algo lo tenía que cumplir. Y esa actitud es la que le permitió a este periódico vivir y desarrollarse sin apoyo alguno que no sea el de los avisadores y de mucha gente que respeta “a estas locas mujeres que todavía creen en las utopías”.

En algún momento tú me decías que el expreso era una obra colectiva. A ver si me podés explicar más esto.

Lo que quería decir es que en el expreso no hay un cerebro que piensa todo y lo hace todo. El expreso se nutre de la gente, de los comentarios de los vecinos, de las críticas, de las cosas positivas que nos marcan, del aporte de los colegios, de lo que escribe la gente. Es por eso que está tan arraigado en la zona. La gente lo siente un poco suyo. Tal vez este sea el secreto de la permanencia del expreso durante tantos años.

¿Qué metas tiene para el futuro?

Seguir viviendo, seguir creciendo, seguir mejorando la relación con los lectores, seguir innovando. Porque si algún mérito tiene esta periódico es su capacidad de crear, cosas buenas, a veces, otras no tanto pero siempre hemos estado obligadas a crear.  Y también seguir creciendo como equipo y lograr tener muchos suscriptores lo que nos permitiría tener cierta estabilidad económica y mejorar el Expreso.

¿Algún mensaje para las mujeres en el mes de la mujer?

Que luchen, que sueñen, que peleen por cumplir sus sueños, que se diviertan y sobre todo que nunca se dejen convencer que lo que hacen no es importante.

Muchas gracias.

A ti.

Colegio CENI Colegio y liceo Bethesda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí