Ivan Solarich; un militante de la esperanza

0
78

Yo nunca me río de la muerte.

Simplemente, sucede

que no tengo miedo de morir

entre pájaros y árboles

Javier Heraud (Perú)

Iván Solarich es actor, director, dramaturgo, docente y gestor cultural. Seguramente hace otras cosas, pero no las sabemos.

El Expreso le robó una horita (Iván generosamente miró para otro lado) porque nos consta que es una persona muy ocupada, y dentro de un mes, más ocupado va a estar ya que será papá por segunda vez.

Iván. ¿Cómo te definirías? Porque está claro que mucha gente te conoce, pero hay otra que no tanto…

  • No es una pregunta fácil. Pero la voy a hacer sencilla; en primer lugar, diría que creo soy un buen tipo. Y un tipo que entiende que las cosas no son tan malas, porque casi todo puede ser transformado. Un optimista biológico que se levanta todos los días amando la vida, y que además declara no tenerle miedo a la muerte, por entender que es parte indisoluble de nuestras vidas.

Eso si que es raro, porque en general los uruguayos tenemos un problema con la muerte, a diferencia de muchos países de América.  Cada vez que surge el tema de la muerte, los uruguayos cambiamos de tema.

Es cierto, suele ser así. En mi caso, creo que el teatro me ayudó a pensar o a sentir así. Porque una de las cosas que te enseña la actuación, el arte, es a relacionarte con la trascendencia. Y la transformación. Y es además, por vincularme fuertemente con la naturaleza, que siento una enorme integración al conjunto de los reinos, y efectivamente creo que nada se destruye y todo se transforma.

¿Sos cristiano?

  • No, pero me considero un hombre de fe. Mi dios, mis santos; son los seres humanos en los que creo fervientemente. Porque como te dije creo en la transformación. 

Me quedó una cosa colgada en relación con algo que decías al principio. ¿Por lo que comentaste e interpretamos te definirías como un idealista?

   Un hombre con ojos de niño

Sí, soy un idealista.  No solo porque tengo ideales sino porque como te dije creo en el ser humano, a pesar de todo, porque soy un soñador y porque creo en el amor, no el amor simplificado y facilongo de las telenovelas. En el amor como una fuerza impresionante y transformadora.

¿Por qué pensas que el teatro, la actuación tiene una acción transformadora?

  • Porque estoy convencido que el actor cuando actúa se transforma, y también lo hace cada espectador. Nadie sale del teatro igual que como entró. Una buena obra nos hace pensar, reír, nos hace llorar, enojar. Pero “algo nos hace”. Y al actor le pasa lo mismo; comparte transformaciones con el público.

El teatro te enseña a trascender

Estaba pensando que muchas veces se acusa al teatro de “ser elitista”. ¿Es así?

  • A ver; si cuando se refiere a elite, se refieren a que son pocas personas actuando y pocas personas viendo la obra, es cierto. El teatro -por una razón espacial-, no puede ser un hecho “masivo”. Fíjate que cuando hablamos por ejemplo de un Solís lleno, hablamos de 1000 personas. Masivo puede ser el Centenario lleno, con 50.000 espectadores en un mega espectáculo de música.

              En Uruguay, por suerte hemos tenido al movimiento teatral independiente con todas sus espacios, además de las salas públicas. Y desde siempre, fruto de una concepción cultural, el hecho teatral ha sido un fenómeno accesible en costos y proximidad. Quién no vive el teatro en nuestro país, no es básicamente por un tema de costos o por ser un fenómeno elitista, es básicamente una necesidad cultural ignorada, es no darse cuenta que no solo de pan vive el ser humano, sino de también de emociones, sensaciones, sueños, ideas y utopías.

Mientras hablabas pensaba que en general la cultura en épocas de crisis o de pandemia es la gran “castigada”. Mientras los shoppings están abiertos cierran los teatros.

¿Por qué te parece que sucede esto?

  • Saramago decía que los shoppings son las catedrales de la modernidad, donde los ciudadanos van a rendir culto al consumo. El teatro existe desde los griegos. Es decir, me parece que no hay que oponer una cosa a la otra.

Solamente que toda aquella actividad transformadora, cuestionadora, que nos lleve a pensar, no siempre es bienvenida y alentada desde el poder. Es mejor disponer de multitudes consumidoras, acríticas, que de personas lúcidas y transformadoras.

Y también a ser humilde

¿Cómo pasaron los artistas la pandemia? ¿Mejor dicho cómo la están pasando?

  • Sin duda no fue fácil. Muchos compañeros abandonaron proyectos por la enorme incertidumbre, otros tuvieron que reconvertirse, se entiende, con 7 mil pesos durante tres meses seguro que nadie puede vivir. Pero de a poco se va reinstalando la actividad y sobre todo la necesidad del encuentro, porque en esencia eso es el teatro: el encuentro entre iguales.

¿Y ahora Iván que te parece sí hablamos de la obra?

¿Qué va a encontrar el espectador en “Nadie es la Patria”?

  • Se va a encontrar con una obra intensa y para disfrutar. Su joven director es un cordobés de treinta años, con una visión sensible sobre preguntas muy comunes que nos hacemos los uruguayos.

¿Qué es la patria? ¿Qué es ser uruguayo? ¿Tenemos una identidad?

  • Aparecen muchos personajes, transitamos con Mica por situaciones muy disímiles, con humor, sarcasmo, sencilla de compartir y al mismo tiempo -creemos-, con honduras.

¿Y cómo responde el público?

  • Muy bien. Sobre todo porque se involucra mucho. Y después te comentan sobre tal o cual tema, como lo tratamos, y por supuesto también sugieren si entienden que algo fundamental no ha estado presente.

Y es muy bueno ser capaz de escuchar a los espectadores. ¿Verdad?

  • ¡Sin duda! Porque ese espectador/a mira la obra sin prejuicios y puede captar cosas que nosotros “desde adentro” no percibimos. Y de repente con un comentario, con esa mirada distinta, “desde afuera”, vamos completando juntos una visión sobre nosotros mismos.

Bueno Iván, no te robamos más tiempo. Fuiste muy generoso.

  • Agradezco al Expreso.

Dramaturgia y dirección: Gustavo Kreiman En escena: Micaela Larrocca e Iván Solarich Diseño de vestuario: Sofía Beceiro Diseño de escenografía y luces: Nando Scorsela Música original: Francisco Kreiman Fotografía: Rossina Abril Diseño gráfico: Sophia Producción: Sofía Antonaz Contacto: Sofía Antonaz / + 598 948 817 / sofia.antonaz97@gmail.com

Colegio CENI Colegio y liceo Bethesda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí